Una vez más tuvimos oportunidad de lanzar una mirada al barrio y compartir sus carencias y fortalezas.

Entre las primeras, por un lado diversos problemas que llevamos arrastrando décadas, como por ejemplo todos los relacionados con cuestiones urbanísticas (aceras estrechas, tráfico, ubicación inadecuada de la biblioteca...)  Por otro lado, realidades dolorosas que impiden que nuestro barrio sea, para muchos vecinos y vecinas, un sitio lo suficientemente digno para vivir. Esta afirmación puede resultar exagerada y si a alguien se le ocurre otra mejor la cambiaremos sin problema, pero es que cuando hablamos de realidades dolorosas nos referimos a situaciones de pobreza, dificultades de acceso a los recursos y ayudas de emergencia, casos de desprotección infantil... Situaciones que están ocurriendo aquí y ahora, en el portal de al lado, en la plaza, en la Unidad de Barrio...

Frente a todo esto una realidad mucho más esperanzadora, la de las personas que bien profesionalmente bien de manera voluntaria, trabajan para que estas realidades vayan progresivamente desapareciendo del día a día de nuestro barrio. Da la sensación, además, de que llevan a cabo su trabajo con unos recursos que no son proporcionales a la problemática que enfrentan y que en muchas ocasiones se ven desbordadas por la magnitud de la misma.

Cabe preguntarse si no hay posibilidad de dotar de más recursos, materiales y de otro tipo, a estas personas o, en caso de que fuera necesario, poner en marcha nuevos recursos que faciliten la solución de estas situaciones. Parece que el diálogo con el ayuntamiento es fluido y que se están planteando todas estas cuestiones, pero el tiempo pasa y lo que para la administración es falta de presupuesto o problemas de gestión o burocráticos para la gente que sufre esas situaciones es más precariedad o más días en situación de desprotección, sin poder cubrir sus necesidades mínimas. No dudamos que se es consciente de todo esto, de que no hace falta recordárselo a nadie, pero es nuestra responsabilidad escribirlo tal cual lo vemos.

auz