Naiz

Junto a este espacio, el planteamiento de los responsables de la Gerencia de Urbanismo pasa por la potenciación de recorridos peatonales internos que contribuyan a la renovación, regeneración e impulso de los usos comerciales y la creación de un Área de Rehabilitación Preferente en las zonas más antiguas.

Además, el condicionado técnico de la licitación incorpora el diseño del proceso de participación ciudadana a desarrollar durante la elaboración del PEAU, para darlo a conocer y canalizar e incorporar al mismo las sugerencias de la ciudadanía.

Los encargados de presentar este proyecto han sido el concejal de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, y el director del Área de Urbanismo y Vivienda, Vicente Taberna. Ambos han especificado que el punto de partida para este trabajo se sitúa en el análisis del proyecto EDUSI (Estrategia de Desarrollo Urbano Integrada y Sostenible) realizado en Arrosadia en 2015. Este diagnóstico definía determinadas debilidades en los aspectos urbanísticos y medioambientales en el barrio destacando el alto nivel de población que habita en edificios con mala distribución y poco espacio.

Asimismo se señala como factores a tener en cuenta la complicada orografía de la zona, la saturación de vehículos en superficie, el efecto de barrera física y psicológica que supone la avenida de Zaragoza, la falta de aparcamientos para residentes, la escasez de carriles-bici o el hecho de que el transporte público esté centrado en calles periféricas. Actuar para paliar estos problemas deberá ser la prioridad del PEAU.

Un trabajo en cuatro fases
La idea es que la empresa o estudio adjudicatario del contrato de redacción inicie un proceso en cuatro fases que debe estar finalizado en 12 meses. Por un lado se realizará una primera fase de recogida de información y análisis y una segunda de diagnóstico y propuesta ciudadana, a través de un necesario un proceso de participación. La tercera fase será la redacción del anteproyecto propiamente dicho y su subsiguiente tramitación administrativa. La última fase vendría del final del expediente con la contestación de las posibles alegaciones.

La licitación tendrá como importe total 242.000 euros (IVA incluido) para las anualidades 2017 y 2018, y sus condiciones se aprobarán mañana en Gerencia de Urbanismo y aparecerán próximamente en el Portal de Contratación de Nafarroa. El 80% de los puntos atribuibles por los criterios de adjudicación según lo previsto en la licitación se asociarán con el proyecto técnico y el 20% restante con la oferta económica. El ámbito total de actuación será el barrio de Arrosadia y Santa María la Real y afectará, además, a dos zonas de la Unidad Integrada XVI (Arrosadia-Lezkairu). Está previsto que el PEAU pueda sugerir también actuaciones en ámbitos limítrofes.

Los diagnósticos recogidos hasta ahora (Plan Municipal 2002, propuesta de Área de Rehabilitación preferente en 2014, diagnóstico EDUSI en 2015) trazan líneas claras para una intervención integral. El  nuevo Plan unificará y complementará esos estudios y en esta primera fase de análisis se centrará en los aspectos morfológico y tipológico del barrio; el nivel de cumplimiento del PM vigente; la situación de la población y de la vivienda; los problemas de accesibilidad a los edificios y de eficiencia energética; la capacidad dotacional (pública y privada); espacios libres y parques; usos y actividad económica y dotaciones culturales, entre otras cosas. Está previsto que esta fase se extienda durante cuatro meses y su diseño podrá obtener hasta 20 puntos en la licitación.

Participación pública y anteproyecto
La segunda fase de la redacción (que tendrá otros cuatro meses de duración) contempla un proceso de participación de asociaciones y vecindario (previa identificación de los agentes sociales relevantes) para que puedan presentar propuestas concretas de ordenación. Con la metodología testada de procesos participativos on line o presenciales, el Ayuntamiento fomentará sistemas de intervención de los distintos agentes sociales para canalizar sus propuestas, además de hacer difusión proactiva de los pasos que se vayan dando.

Las conclusiones del proceso vecinal serán valoradas por la Gerencia de Urbanismo municipal que, previa consulta al adjudicatario del contrato de asistencia técnica para la redacción del PEAU, determinará su inclusión o exclusión del futuro anteproyecto. Por la existencia de esta fase, cuyo diseño y ejecución está valorada con un 20% de los puntos del concurso, las empresas participantes deberán contar entre sus profesionales con algún perfil vinculado al ámbito de la sociología, psicología, etc.

Tramitación administrativa
La empresa adjudicataria se encargará entonces de redactar el correspondiente anteproyecto de intervención, asignando los usos pormenorizados, las tipologías edificatorias y sugiriendo áreas de reparto y aprovechamientos (con fijación de plazas para su desarrollo). El texto podrá modificar si es necesarios el catálogo del Plan Municipal (recintos, espacios libres, edificios monumentos...) delimitar las zonas verdes necesarias, establecer terrenos destinados a equipamientos, proponer aparcamientos e itinerarios ciclistas y peatonales, actuaciones de reurbanización del espacio público y establecer la estimación económica que las intervenciones diseñadas supondrían.

Es en esta fase, que durará tres meses, cuando se deberá proponer un área central representativa para el barrio (las ubicaciones concretas habrán de plantearlas quienes tomen parte en este concurso) basada en un espacio libre público con sus recorridos peatonales, su equipamiento y la regeneración de usos comerciales en la zona. Esta última propuesta, el área central, podrá sumar hasta 25 puntos de los 80 en disputa por proyecto técnico, mientras que el resto del planeamiento de la tercera fase tendrá como límite 15 puntos.

La cuarta y última fase será, tras la aprobación inicial y la correspondiente exposición pública, la contestación de alegaciones si las hubiere, la introducción de las posibles modificaciones en el informe final y la preparación del texto para su aprobación final (un mes).

Actuación preferente
La inversión en la redacción del PEAU y las actuaciones que previsiblemente se desprendan de esta planificación se sumarán a los 2,5 millones de euros ya comprometidos por el Ayuntamiento de Iruñea para invertir en el barrio en este y los cuatro próximos años, a razón de 500.000 euros anuales, dentro de la EDUSI (Estrategia de Desarrollo Urbano Integrada y Sostenible).

Arrosadia se convertirá así en un barrio de actuación preferente que recibirá además buena parte de los fondos destinados a rehabilitación de viviendas y edificios por parte del Ayuntamiento (2,16 millones en los presupuestos de este año). A esto se podrían sumar posibles partidas de fondos europeos, foro al que ya recurrió el Ayuntamiento en 2016 para complementar hasta los 5 millones de euros la inversión prevista en Arrosadia. En esa convocatoria la propuesta de EDUSI quedó finalista aunque no recibió financiación.

plana