El Mochuelo, uno de los primeros barrios de Pamplona que se situó en territorio de Arrosadia y que englobaba la ladera comprendida entre el Fuerte del Principe, el rio Sadar y el antiguo camino a Tafalla y al que dio nombre un guerrillero liberal de la Primera Guerra Carlista llamado Urbano Igarreta, apodado El Mochuelo que vivió en la venta del mismo nombre situada junto al puente del Sadar, en la parte izquierda según se baja por la carretera a Tafalla, hoy conocida como carretera a Zaragoza.

Urbano Igarreta

Mientras los batallones carlistas, durante la primera guerra carlista defendían las líneas de Los Arcos, Zubiri, Irun, Valmaseda, etc., el cerco de Pamplona estaba encomendado a unas cuantas partidas de infantería y algunas parejas de caballería. Para contrarrestar la labor de los guerrilleros, el Gobernador Militar de Pamplona ideó formar una contrapartida compuesta por unos 'pocos aprensivos', tal y como les llamaba el historiador Pirala, quienes, aprovechando la ausencia de los sitiadores, recorrían los pueblos exigiendo impuestos, cogiendo prisioneros e incendiando las cosechas y casas de los que tenían hijos voluntarios en la 'facción'. Su jefe fue el célebre Urbano Igarreta, alias El Mochuelo, que por sus acciones guerrilleras ascendió hasta el grado de capitán.

El barrio del Mochuelo

Sobre El Mochuelo se ha escrito más bien poco y lo que se decía es que a los vecinos les molestaba el nombre del Mochuelo y que pidieron al Ayuntamiento que lo cambiara por el de La Milagrosa, debido a la proximidad del convento de los Padres Paules que se había inaugurado en 1930. Así, el 5 de mayo de 1937, el pleno del Ayuntamiento, a propuesta de la Comisión de Fomento, acordó cambiar el nombre por el de 'La Milagrosa'.

Lo cierto, es que no se encuentra documentado ningún escrito de ésta petición salvo el que se encuentra en el programa de fiestas del barrio de 1962 donde Francisco López Sanz Latasa que fue director de 'El Pensamiento Navarro' así lo expresa. Conociendo su ideología, no es de extrañar que le molestara el nombre de 'El Mochuelo' aunque pensamos que lo más lógico, hubiera sido volver a adoptar su nombre oficial de Arrosadia.

A finales del siglo XIX y principios del XX el espacio que más tarde pasó a ser El Mochuelo era todo campos y muchas flores silvestres entre las que parece que destacaban las rosas y rosales, de ahí le llamaban Arrosadia, palabra euskaldun que quiere decir 'lugar donde abundan las rosas'. Parece ser que hasta 1860 el nombre del Mochuelo solo se usaba en el habla popular y a partir de esa fecha empieza a aparecer escrito en documentos municipales. En 1860 se menciona la Venta del Mochuelo a 1,8 kilómetros de Pamplona. En 1920 se documentan 9 habitantes y en 1930 un total de 389. En toda esta documentación aparece registrado con el nombre de 'Barrio del Mochuelo'.

En pocos años una gran zona del Mochuelo se llenó de pozos, chabolas, setos y alambradas. Después se construyeron casuchas y pequeños chalés, así como barracas y todos con sus huertas y  pozos. Aquel desbarajuste de edificaciones terminó en una serie de caminos numerados del uno al ocho, contados según se bajaba de Pamplona a mano izquierda que es como ha quedado configurada la forma actual del barrio.

Las fábricas del Mochuelo
  • El Pamplonica

La fábrica del Pamplonica fue fundada en 1927 por Bernardo Villanueva Reta. Esta empresa estaba en la parte izquierda según se baja de Pamplona, junto al puente del Mochuelo. Fué la más importante del barrio y la que más trabajadores tuvo.

  • Oroquieta

Otra fábrica muy cercana al puente, en el lado derecho, junto al portal de Arbitrios y mucho más antigua que la anterior fue la de la pirotécnica Oroquieta, fundada en 1855 por Manuel Oroquieta. A finales de 1880 se responsabilizó de los festejos pirotécnicos de Sanfermines. En 1924 hubo una innovación en el festejo de la Plaza del Castillo con una parodia sobre la batalla de los Castillejos, siendo los artífices pirotécnicos Manuel Oroquieta y su hijo. Esta fábrica estuvo en el barrio hasta 1975, fecha en la que se trasladó a Esquiroz.

  • Muebles Ezkurdia

Sobre los primeros años 30 la familia Lorca preparaba la instalación de una fábrica de hormigón en el barrio del Mochuelo, ya tenía comenzada y avanzada la obra cuando el señor Lorca y su escribiente fueron asesinados. Su viuda no quiso hacerse cargo de la empresa y Jose María Ezcurdia se interesa por el suelo que iba a ocupar la fábrica y, después de llegar a un acuerdo, traslada muebles Ezcurdia de la calle Eslava al Mochuelo en el año 1933. La compra se realizó por 80.000 pesetas por aproximadamente 5000 metros cuadrados.

Esta empresa fue una de las más importantes en ebanistería de Pamplona, no en vano fue la que realizó toda la carpintería, el mobiliario, cortinajes y decoración del Palacio de la Diputación, realizándolo bajo la dirección del arquitecto Victor Eusa. Los artesonados están realizados en nogal y oro, y el salón de sesiones, por su complejidad, hubo que montarlo primero en el suelo, ajustando todas las piezas, ya que todas ellas eran de forma poligonal y con diferente número de lados, para luego subirlo todo al techo. También colocaron toda la carpintería del Gobierno Militar y Civil de Burgos, Pamplona, la embajada de España en Amberes y parte del Ayuntamiento de Pamplona.

IMÁGENES ANTIGUAS DEL MOTXUELO